Uncategorized

Por Qué lo Cerramos, y Qué Queremos

As a gift on MLK day, interpreters at Worker’s Dignity translated the “Why We Shut It Down, and What We Want” manifesto into spanish. 

* * * * *

Liberate Nashville es una red de estudiantes, organizadores, militantes, y personas de buena fe construyendo poder contra el racismo sistémico e injusticia económica, en el movimiento para la liberación colectiva, dentro y fuera de Nashville. Se ha prendida y re-prendida nuestra conciencia colectiva por los asesinatos recientes por policías de hombres, mujeres, y niños negros en Ferguson, Staten Island, Brooklyn, Cleveland, Nashville, entre tantas otras ciudades.

Nosotros sabemos de carne propia las injusticias raciales profundas que estos asesinatos revelan—injusticias raciales que impregnan no solamente nuestras sistemas educativas, económicas, y jurídicas, sino también el mercado neoliberal de vivienda y empleo en los Estados Unidos. La falta de cargos criminales contra los policías que mataron a Mike Brown en Ferguson y Eric Garner en Staten Island aviva los fuegos que han quemado dentro de nosotros por años.

Desde la muerte de Mike Brown el 9 de Agosto, movilizaciones masivas y acciones directas se han desatados por todo el país, prendiendo la consciencia y la voluntad de comunidades innumerables quienes están reclamando que Importan Las Vidas Negras y exigiendo cambios concretos. Localmente, las movilizaciones de estudiantes, religiosos, y otros residentes de Nashville han sidos entre las más grandes de las últimas décadas. Desde el 25 de Noviembre, hemos usado nuestros cuerpos para denunciar la injusticia en las calles y en los centros de comercio a través de nuestra ciudad. Lo que sigue es nuestra historia colectiva de por qué lo cerramos, y qué queremos.
* * *
Estamos aquí para contar nuestra propia historia. El viernes, 12 de diciembre, cientos de estudiantes, religiosos, y otros residentes de Nashville marcharon por la ciudad después de una vigilia por Eric Garner y todas las víctimas de la violencia policial. Con lágrimas en nuestros ojos y los nombres de los asesinados en nuestros labios, nos levantamos juntos para declarar que “Black Lives Matter.” Marchamos juntos y hicimos plantones sobre el asfalto frío, cerrando por completo las calles, intersecciones y, con la participación de la policía estatal, el autopista. Por un lado, bloquear estas carreteras significa interrumpir el status quo, simbolizando la interrupción masiva que el pueblo negro, indígena y mestizo (gente de color) se enfrenta cada día cuando se teme por sus vidas y las vidas y futuras de sus hij@s. También significa más que interrumpir los viajes al trabajo, sino también interrumpir el comercio e, en el proceso, iluminar y interrumpir los sistemas que perpetúan la distribucion desigual del comercio y el encarcelamiento masivo y la criminalización y el asesinato de la gente de color y los pobres.

Por eso, cuando batallones de policía aparecen para responder a nuestras manifestaciones, no es solamente para proteger a los ciudadanos y al flujo de tráfico, sino también para proteger al flujo del comercio sobre el cual se depende nuestra ciudad que rápidamente está aburguesando. Recientemente, el alcalde Karl Dean y el consejo municipal aprobaron la financiación de un puente peatonal de $18 millones que se conecta un centro del comercio (el Gulch) a otro (SoBro) mientras la desigualdad de ingresos empeora, innumerables personas están muriendo por la falta de vivienda y atención médica y la gente de color y los pobres siguen siendo desproporcionado el objeto de atención policial. Sí, en Nashville, diariamente se sube el base de impuestos de la ciudad, pero este mar no está levantado a todos los barcos- nuestra gente no tiene barcos, y están ahogándose mientras otras personas nos pasean en yates.

Es por eso que el 12 de diciembre cerramos estos centros de comercio-el centro de convenciones, SoBro, la Gulch, y Broadway, para brillar una luz sobre las realidades debajo de las muerte de Eric Garner, Michael Brown, y tantos otros. Nuestra indignación moral no puede ser subestimada ya que el estado de nuestras vidas ha sido interrumpido moralmente.

La policía del Sur tiene sus raíces en los dueños de plantaciones que contrataron a blancos pobres para mantener su propiedad (que consistía de la tierra y los seres humanos) bajo control, patrullando por esclavos fugitivos. Aunque la policía ha evolucionado, es nuestra opinión de que al fin del día todavía tiene el mismo propósito hoy: mantener la propiedad del establecimiento bajo su control y proteger unas cuantas personas, empresas y corporaciones que están desalojando y aburguesando nuestros barrios por la avaricia y el “progreso” mientras innumerables comunidades de bajo ingreso están siendo desplazadas y atrapadas en los ciclos de pobreza.

En los últimos 20 años, el gobierno federal ha desprovisto de financiación a los programas de vivienda pública, educación, salud mental y física, apoyo contra el abuso de sustancias, y seguridad alimentaria, a la misma vez que ha incrementado la financiación para las cárceles y prisiones y regaló equipo militar a las fuerzas policiales locales incluyendo más de 321 millones dólares en vehículos blindados, fusiles de asalto, equipo antidisturbios, helicópteros y otros equipos a Tennessee desde 1993. Al igual que muchas otras ciudades, Nashville ha despojado sus recursos de las comunidades negras, latinas, y pobres con una mano mientras que castiga a las mismas comunidades a través de desproporcionada violencia policial y encarcelamiento con la otra. Muchos en la fuerza policial que se unieron porque quieren proteger a su comunidad viven de cheque a cheque y también reconoce estas dinámicas. Pero cuando nos preguntamos por qué tan pocos de ellos hablan en foros públicos sobre la injusticia y la desigualdad que ven, dicen que tienen miedo de perder sus puestos de trabajo. Ellos trabajan para sus jefes-sus supervisores, el alcalde, la Cámara de Comercio, y los profundos bolsillos de los pocos que benefician más de este tipo de sociedad, en vez del pueblo.

Así que con nuestros pies en marcha y en protesta, hacemos eco de las palabras del teólogo Dietrich Bonhoeffer quien dijo: “No debemos solamente sanar las heridas de las víctimas que se encuentran bajo las ruedas de la injusticia, sino debemos destruir la rueda.” Hasta que vemos cambios concretos y sistémicos en la policía de nuestra ciudad, en nuestras políticas, en nuestra economía y nuestra sistemas de “justicia” penal, no vamos a descansar. Vamos a seguir organizando. ¿Por qué? Nuestra historia local y nacional nos ha enseñado que si nos sentamos en la mesa de los ricos esperando con paciencia para sus migajas, no podemos hacer los cambios más amplios que necesitamos.

Tenemos 3 demandas:

Alto a la discriminación racista por parte de los policias en Nashville;
Retirar fondos del “complejo de la industria carcelaria” y la militarización policial, y reinvertir los fondos directamente en la comunidad— para la vivienda pública, educación de alta calidad, cuidado médico y de salud mental, programas de abuso de sustancias, y la seguridad alimentaria;
Dar prioridad a la igualdad económica y empoderamiento de todo el pueblo negro, indígena, y mestizo. Estamos trabajando actualmente con grupos comunitarios de base para formular y avanzar estas demandas de una manera concreta.

Los tres males de racismo, militarización y pobreza que Martin Luther King, Jr. nombró antes de su asesinato son los mismos males contra los cuales organizamos hoy. Parafraseamos las palabras de Martin Luther King Jr. desde su celda en Birmingham, Alabama, ¡Ay de aquellos en Nashville que están más devotos a la “orden” que a la justicia, quienes prefieren una paz negativa que es la falta de tensión a una paz positiva que es la presencia de justicia, quienes simpatizan con nuestra rabia pero no con nuestra acción directa y quienes de forma paternalista buscan imponer el horario de nuestra liberación en “una temporada más conveniente.” No vamos a esperar. No vamos a parar.

En solidaridad,

Rhiana Anthony
Deacon Kenneth Caine
Keith Caldwell
Joshua Crutchfield
Andrea Flores
Dr. Sekou Franklin
Ashirah S. Freeman
Taneisha R. Gillyard
Dominique D. Gonzales
Sara E. Green
D.J. Hudson
Micky ScottBey Jones
Theeda Murphy
Teresa Kim Pecinovsky
Brenda Perez
Carlin Rushing
Jessica Sutton
Rondriquez White
Rev. Jeannie Malena Alexander
Marie Campbell
Patrick Cate
Chris Crass
Lisa Guenther
Spark Hale
Andrew Krinks
Rev. Lindsey Krinks
Brendan O’Connor
Austin Sauerbrei
Allyn Steele
Amie Thurber

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s